jueves, 31 de julio de 2014

RETOMANDO LA ACTIVIDAD

Volvemos a la carga!!! He tenido una época un poco liada por diversos asuntos familiares, nada grave, pero sí de esas cosas que te ocupan mucho tiempo y hacía siglos que no encendía ni el ordenador... A estos asuntillos le sumamos que el mes de julio me lo he pasado de prueba en prueba y de médico en médico (todo rutinario), y que por fin hemos abierto la veda de las compras, jiji. Así que ahora, con un poco más de clama, iré poniéndoos al día y poniéndome yo al día también de los distintos blogs que sigo, ufff.

De las pruebas, los resultados de la analítica fueron muy buenos: me había subido un poco el colesterol, pero según mi gine es normal en el embarazo, y no me salió nada de anemia (hierro y ferritina perfectos) aunque salía un poco diluida la sangre, pero que también era normal; la toxo seguía saliendo negativa y todo lo demás perfecto. Lo único que me salió en el límite fue la dichosa prueba de la glucosa; el máximo son 140 y a mí me dio 141. Aún así, mi gine consideraba que estaba bien, pero por si acaso me dijo que pidiera cita con el endocrino para que me viese y diera también su visto bueno. Además de mandarme al endocrino me mandó también a la cardióloga aunque aún es un poco pronto. Así que fui pidiendo citas... Fui a la endocrina y aunque según ella la prueba de la glucosa también estaba bien, prefirió que me hiciese la "curva larga" para asegurarnos, así que me toco ir otro día a hacerme la dichosa prueba en la que en ayunas me tuve que tragar un líquido el doble de dulce que el primero, y seguir en ayunas durante casi 4 horas, aguanto 4 pinchazos (dos en cada brazo). Luego tocó volver a buscar los resultados y afortunadamente todo estaba bien, como ambos médicos sospechaban, así que la endocrina me dio vía libre para comer lo que quisiera, aunque mi gine añadió el matiz "sin pasarse", jajaja.
También fui a la cardióloga que básicamente me hizo unas preguntas, un electrocardiograma y me midió la tensión. Todo perfecto. Y con todos estos resultados me fui de nuevo a la consulta de mi ginecólogo a darle todas las buenas noticias. Me volvió a  pesar (van 6 kilos) y me volvió a tomar la tensión (llevo todo el embarazo con 11/6, así que fenomenal!), y me hizo una eco exprés para comprobar que el peque está bien. La verdad es que me sigue impresionando escuchar el latido de su corazón, sobre todo ahora que cada vez suena más fuerte. Le volvimos a ver los huevillos, jiji, así que confirmadísimo que es niño!! Y me dio nueva cita para dentro de un mes, para una eco completa (como la de las 20 semanas).

Cada día el nene está más grande, y como consecuencia mi barriga también, jaja. Cada día se notan más su movimientos, y yo encantada de sentirlo, aunque con su papá juega al escondite, y es poner la mano en la barriga y el chico se queda quieto (nos va a salir juguetón). Y sigo con un embarazo estupendo, aunque los días de mucho calor estoy algo "aplatanada", pero todo genial. Deciros que hoy cumplimos los 6 meses (27 semanas), así que oficialmente entramos en el tercer trimestre.
En estos días haré una entrada sobre este sexto mes, y también os iré contando las compritas y esas cosas que ya vamos teniendo preparadas... que ya nos queda poquito para tener al peque en brazos!!

jueves, 19 de junio de 2014

SEMANA 21

Y una vez pasado el ecuador del embarazo, podemos empezar a hacer la cuenta atrás, jiji. Sólo nos quedan 19 semanas!! La verdad es que cada vez tengo más ganas de tener al peque, será porque cada vez voy estando más tranquila. Disfruto del embarazo, de cada movimiento del pequeño, y tengo ganas de que siga creciendo y que coja más fuerza para que el papi pueda notar también como se mueve y las patadas (o codazos o cabezazos) que pega.
Sigo sin tener queja del embarazo. No hay hinchazón de piernas, ni manos, ni estreñimiento, ni estrías, ni han vuelto los vómitos, raro es el día que tengo ardores (aunque el aceite me cae un poco mal) y desde que dejé el queso no me ha vuelto a doler la cabeza. La barrigota sigue creciendo y yo encantada, al menos de momento que aún me permite moverme bien, aunque es cierto que empiezo a notar pequeñas incomodidades: para levantarme tengo que ayudarme de los brazos, y a veces no soy consciente de mi volumen y tengo que "maniobrar" más de la cuenta para pasar por determinados sitios, jajaja. Pero eso es lo de menos. 
En esta semana el peque mide aproximadamente unos 25 cm de pies a cabeza, y pesa unos 350 gramos (ya decía yo que había subido de peso, jajaja). Cada vez se mueve más, y de eso puedo dar fe, al principio lo notaba cuando descansaba o me tumbada, pero ahora empiezo a notarlo aunque vaya andando o esté haciendo cositas. Supongo que cada vez tiene más fuerza y que yo cada vez soy más consciente de sus movimientos, que a veces son simples movimientos y otras veces son más fuertes. Dicen que se mueve alrededor de unas 50 veces por hora, aunque yo no creo que las note todas, y dicen que tiene ritmos de sueño y vigilia como los de un recién nacido (puede dormir 14 horas).
Su sistema digestivo está madurando: traga líquido amniótico, que pasa al estómago y al intestino delgado, que absorbe parte del líquido y el resto pasa al intestino grueso. Aunque el líquido amniótico tiene nutrientes, la mayoría de ellos le pasan a través de la placenta.
La médula ósea empieza a producir glóbulos rojos, substituyendo progresivamente la función que hasta ahora realizaba su hígado y su bazo. 
En cuanto a la mamá, puede empezar a padecer algún dolor de espalda (lumbar, ciática...) y para prevenirlo lo mejor es hacer algo de ejercicio, aunque solo sea caminar. Y como el útero está desplazando el resto de órganos internes, las digestiones pueden hacerse más pesadas, la respiración más agitada, etc. 
Durante este trimestre es importante hacer un seguimiento con un análisis de sangre, y se suele hacer durante estas semanas la prueba del azúcar (por si hubiera diabetes gestacional). Yo fui ayer a hacerme el "chequeo completo" (análisis de orina incluido), y el miércoles de la semana que viene voy a buscar los resultados. Espero que los análisis de sangre estén bien, sobre todo por las vitaminas que me mandó tomar el gine desde el principio, y yo no me noto más cansada ni más dolorida. Espero también que el análisis de orina también esté bien, pues no tengo picares ni más flujo ni nada extraño, así que no creo que tenga ni haya tenido infección. Y lo que más espero es que la prueba del azúcar haya salido bien, porque aunque no ha sido tan asqueroso como pensaba, no es nada agradable beberse el potingue ese (dulce a rabiar) y tener que esperar una hora a que te vuelvan a sacar sangre, todo en ayunas; creo que si hubiera podido desayunar lo hubiera llevado mejor, porque salí de la clínica medio mareada del hambre, jajaja. Así que espero no tener que repetir la prueba de la glucosa, porque entonces serán 3 horas, y no solo 1.

sábado, 14 de junio de 2014

LA ECO DE LAS 20 SEMANAS

Por fin llegó el gran día!!! El miércoles por la tarde tuvimos la eco de las 20 semanas, esa tan importante que llaman morfológica, donde ven que al bebé "no le falte de nada" y "todo esté en perfecto estado"; también revisan los niveles del líquido amniótico, la placenta y que el tamaño y peso del bebé corresponda al tiempo de gestación. De paso, suelen confirmar o decir el sexo, porque ya se ve con claridad.
Lo cierto es que llevaba ya semana y algo bastante nerviosa con la dichosa eco. Tenía bastante miedito de algo no fuera bien, y sobre todo llevada tiempo sin ver a mi peque (4 semanas sin ecos...). Pero ¡todo está fenomenal! El bebé está perfecto!! Y más o menos como corresponde al tiempo: fuimos a la eco de 19+6 y estaba de 20+3, así que todo genial. Una vez que el ecógrafo comprobó que todo estaba bien, nos preguntó si ya sabíamos el sexo, y aunque mi gine me había dicho en la última eco que no tenía ni pene ni testículos, no sabía muy bien qué contestar, aunque estábamos convencidos de que era una nena. Y la conversación muy simpática:
Ecógrafo: ¿sabéis ell sexo?
Yo: ehhh, uhmmmm, ahhhh
Ecógrafo: ¿lo queréis saber?
Nosotros: sí, claro.
Ecógrafo: Es un niño.
Yo: ¿un niño?
Ecógrafo: ¡Hombre! tiene un pito como un castillo!
Jajajaja, casi me muero de la risa, jajaja. El bebé que hace 4 semanas no tenía pene ahora tenía un pito como un castillo!! Nos lo enseñó y todo, hasta le vimos los huevecillos. No hay lugar a dudas, es un hombrecillo!!!! La verdad es que como nos daba igual el sexo del bebé, nos quedamos encantados, aunque ya tuviéramos en mente que era una niña. Lo malo es ahora decidir el nombre, jajaja. porque el de nena lo teníamos muy claro, pero el de nene... nos gustan muchos y casi todos poco convencionales. Lo iremos pensando en esta semana, porque de momento es "el pililas", y no quiero estar llamándole así todo el embarazo, jajaja.

Bueno y deciros que ya noto un montón sus movimientos, todos los días y cada vez con mayor intensidad. De hecho se mueve tanto, que en la eco no paraba ni un segundo. El pobre del ecógrafo quiso sacarnos una "foto" de esas de perfil que salen monísimos, pero como no paraba quieto nos quedamos sin perfil; en la foto sale mirando para abajo, así que solo se ve el cogote, y el pito, ese sí que se le ve bien, jajajaja.

Y para la semana tengo que ir a hacerme los análisis del segundo trimestre: sangre, orina y prueba de la glucosa. Espero que todo salga bien, y sobre todo que el potingue ese que te dan a beber no esté demasiado asqueroso y no lo vomite, jiji.
Ya os seguiré contando

jueves, 5 de junio de 2014

SEMANA 19

Ayy que cerquita estamos ya del ecuador y de la eco morfológica!! Y cuanto más se acerca la fecha más despacio me pasa el tiempo. Lo bueno es que desde hace unos días ya siento a la peque. Yo estaba esperando notar esas burbujitas o esos pececitos, culebrillas o animales varios paseando por mi barriga, pero o bien pasaron desapercibidos, o bien esta nena no se anda con sutilezas y debe andar a patada limpia y buenos saltos, porque realmente lo que siento es una especie de "espasmos musculares" e incluso toques o golpecitos por dentro de mi barriga. Cuando crezca más y tenga más fuerza creo que me van a salir sus pies por la boca jajaja. Pero es una cosa maravillosa sentir a la peque. Sobre todo la noto cuando estoy tranquila, sentada o tumbada en el sofá, y más aún después de comer. Supongo que según vaya pasando el tiempo la iré notando más a menudo y con más fuerza, y espero que pronto el papi pueda notarla también.

En esta semana el bebé mide entre 14 y 15 cm y pesa alrededor de unos 200 o 250 gramos. El sistema nervioso central y sobre todo el cerebro se están desarrollando rápidamente, sobre todo las áreas relacionados con los sentidos del gusto, olfato, vista, tacto y audición, así que el bebé ya oye sonidos, especialmente dicen que empieza a reconocer la voz de la mamá (a hablarle todo el día, jiji). Además de hablarle, es bueno ponerle música y comunicarte con el bebé a través de las caricias, pues las vibraciones del sonido llegan al feto a través de las paredes del útero provocando en él sensaciones placenteras, activando las neuronas y aumentando la frecuencia cardíaca.
Su cabeza, brazos y piernas ya tienen un tamaño proporcionado con el resto del cuerpo y ha comenzado a crecerle pelo en la cabecita. Las orejas y los ojos ya están casi en su posición final.

Uno de los síntomas de este trimestre es que pueden aparecer algunos dolorcillos en la parte baja del abdomen o en las ingles. Son los ligamentos redondos que al estirarse para soportar el nuevo peso del útero producen esos tironcillos o dolores. Yo noto algunas molestias al final del día, pero muy soportable. Los síntomas del primer trimestre parece que van desapareciendo: ya he abandonado el cariban, aunque no quiero cantar victoria aún porque a veces después de comer se me revuelve un poco el estómago. No tengo más hambre de lo normal ni antojos ni nada de eso, aunque sí me preocupo de comer varias veces al día (al menos las 5 comidas diarias). Y de peso... pues llevamos algo más de lo que me gustaría, pero no me preocupa demasiado: llevo poco más de 4 kilos; lo malo es que se supone que a partir de ahora se suben unos 200 o 300 gramos por semana, así que no sé como acabaré el embarazo. En fin, luego ya recuperaremos la figura jajajaja.

Y esto es todo más o menos en esta semana, que yo estoy deseando que pase, o al menos que llegue pronto el miércoles para quedarme tranquila después de la eco morfológica y abrir la veda de las compras, jajaja.

lunes, 2 de junio de 2014

EL LÍO DE LOS COCHECITOS (parte III)

Y faltará una cuarta parte en la que tome la decisión final, y espero que ya no más. Pero en la entrada anterior me quedaban dos cochecitos de la "lista" por mirar, así que después de buscar mucha mucha información por internet (o al menos toda la que encontré), puedo decir que sólo me falta volver a la tienda para manejarlos yo misma y tomar la decisión final.
Como ya os conté son el Oyster de Lemon Baby y el Uppababy Vista. Podemos decir que el Oyster es de gama media, pero por lo que cuentan da unos resultados excelentes y tiene una relación calidad-precio de lo mejorcito, y el Uppa pasaría a gama alta, lo cual implica que se me va un poco de aquel presupuesto inicial que me había marcado.
OYSTER de Lemon Baby

Uppababy Vista
Ninguno de los dos tienen opción dúo convertible, como el Jané o el Casualplay, pero después de tanto lío creo que eso ha pasado a un segundo plano. He leído varias opiniones por internet y dicen que no es demasiado bueno ni como capazo ni como grupo 0+, y que el bebé va más cómodo en el trío convencional. Así que además de mirar la propia comodidad de los papás, creo que hay que poner en primer lugar la comodidad del bebé.
Si cerrara los ojos y me dejara llevar por el cochecito que me convence más, sin importar el precio, compraría el Uppa, sin pensármelo dos veces, porque realmente me encanta. La hamaca es grande y ergonómica con un montón de posiciones del respaldo y del reposapiés; el grupo 0+  es de Besafe, una de las mejores marcas en sillas de auto, y la posición del niño es alta, como a mi me gusta (justo lo contrario al Bugaboo, y que justo es una de las cosas que me horroriza de este cochecito que está tan de moda). Se pliega de manera supersencilla con o sin hamaca, que ésta puede ir en los dos sentidos de la marcha. Viene con parasol integrado en la capota, que además tiene portector 50. Tiene las ruedas grandes y todas las piezas se quitan y se ponen "con un click". La cesta de abajo es enorme e incluso tiene bolsillitos para meter cosas más pequeñas y que no se "pierdan" en la cesta. La verdad es que está cuidado al máximo detalle, además de que las críticas son muy buenas. Al parecer lo comparan con el Bugaboo, pero tiene un menor precio y para mi gusto han mejorado muchas cosas con respeto a este carrito. La única pega que le veo es el precio: 1000 euros el trío. Quizá no sea demasiado con respecto a otros cochecitos, sobre todo si tenemos en cuenta la calidad del chasis, de las telas, etc., pero es más de lo que tenía pensado gastar...
Así que hay otro firme candidato, que las críticas ponen muy bien: el Oyster. Pliega muy fácil también (aunque no tanto) y con o sin hamaca. Todas las piezas (capazos, hamaca, huevo, ruedas...) se quitan y se ponen de una manera muy sencilla. Al parecer se maneja muy bien (ya lo comprobaré en la tienda) y da muy buenos resultados. Es un pelín más pequeño que el Uppa, lo cual es una ventaja pensando en que ocupa menos, para quien tenga problemas de ascensores, puertas más estrechas y esas cosas, pero supongo que tendrá la desventaja de que igual no lo puedes usar tanto tiempo como silla de paseo (aunque ya comenté una vez que yo no me veo cargando a mi hija con 3 años en la silla). Una cosa buena que tiene el Oyster es que si coges el dúo te viene con los adaptadores del grupo 0+, por lo que si el  huevito que viene "de serie" con el trío no te convence, puedes comprar a parte otro maxicosi mejor, siempre y cuando sea compatible (y creo que el besafe lo es). Y lo mejor... pues el precio: 600 euros (no llega) con las tres piezas; el dos piezas sale por unos 500 euros, y si compras a parte el Besafe Izi Go hay que sumarle otros 200 euros, que evidentemente es más caro que el trío, pero es mejor grupo 0+.  En muchas páginas de internet lo catalogan de categoría media-alta, así que tiene un precio excelente, y es justo lo que me había marcado

Así que tenemos una difícil decisión... Creo que después de tanto mirar las opciones que más me gustan son estas dos, aunque he de reconocer que el Kudu4 de Casuaplay también me convence bastante. Creo que la decisión final la tomaremos en la tienda, comparando in situ los tres e ir descartando, porque no hay mejor cosa que "fuchicar" para poder elegir bien, o al menos elegir bien convencidos, jeje.

sábado, 31 de mayo de 2014

LA INSPECCIÓN MÉDICA

Las que me leéis desde el principio sabéis que para la transferencia el médico me dio la baja. Mi intención era faltar únicamente las dos semanas de la beta y luego incorporarme independientemente del resultado. Era la segunda ovo, y prefería estar tranquila en casa, sin estrés y sin esfuerzos, y mi médico estaba de acuerdo, aunque no era necesario hacer reposo, simplemente tenía que hacer una vida medio-normal.
Cuando la beta dio positiva, mi ginecólogo me dijo que siguiera igual, con las mismas pautas hasta la eco, así que seguí de baja 15 días más. Una vez que me confirmaran que todo estaba bien, mi intención era volver al trabajo, porque además me apetecía acabar el curso "en condiciones".
Entonces llegó el día de la eco y llegaron a mis oídos las horribles palabras "amenaza de aborto". El ginecólogo había visto que tenía el útero lleno de sangre, completamente rodeado. A pesar de que yo no había manchado ni media gota, allí había mucha sangre que debía reabsorberse, porque de lo contrario arrastraría a mi bebé. Así que me mandaron reposo absoluto, totalmente tumbada y sin moverme como mínimo hasta la próxima eco a la semana siguiente.
A día de hoy sé que mi ginecólogo no daba un duro porque este embarazo fuera para arriba, que prácticamente lo daba por perdido. Había tenido mucha suerte en conseguir el positivo, me repetía él una y otra vez, pero ahora había que cuidarlo mucho. Ni siquiera dejó que se acercara la bióloga (ese encanto de mujer) a saludarme y felicitarme, porque la cosa pintaba muy mal. De todo esto soy consciente ahora. Mi gine no es muy "dicharachero" aunque es un encanto de señor, así que para lo bueno y para lo malo no da muchas explicaciones, así que sus únicas palabras fueron esas: "tienes amenaza de aborto, tienes que estar de reposo absoluto, y repetimos la eco la semana que viene". Estaba serio, pero él es serio, así que no sé si realmente no fui consciente de la gravedad del asunto o no quise serlo.
A la semana siguiente, en la siguiente eco, pudimos oir el corazón del bebé. Él sonrío un poco, y yo me eché a llorar como una magdalena porque eso significaba que el bebé esta bien. Me dijo que seguía habiendo sangre, que siguiera de reposo, pero me dio las dos ecografías: la primera y esta. Ahora sé que el día de la primera eco no me quiso dar la "foto" precisamente porque no contaba con el embarazo fuera adelante, y no me hubiera hecho ningún bien psicológicamente hablando tener ese "recuerdo". Pero la cosa iba marchando, al menos de momento, y el peque había crecido, ya no era una bolita, sino un pequeño "croisant":
 
Y así fue pasando un mes, con visitas cada semana, y viendo como el bebé iba creciendo y la sangre desapareciendo. Yo seguía sin manchar ni media gota. Mi ginecólogo, dentro de su seriedad, se le veía contento. Parece que lo estábamos consiguiendo!!! Una semana más en reposo, aunque ya me dejaba sentarme, y por fin me levantó "el castigo". Eso sí, sin pasarme. Tenía que llevar una vida muy tranquila, seguir sin coger nada de peso, sin hacer ningún esfuerzo y descansando mucho. Así que me tocaba seguir de baja. En la visita del triple screening le pregunté si volvería a trabajar, y muy claramente me dijo que era mejor que no. Ya lo había ido asumiendo, y aunque me daba mucho pena no acabar el curso y me apetecía volver a trabajar, por la salud del bebé iba a hacer lo que fuera. Así que lo comuniqué en mi trabajo, y sin ningún problema, por suerte.
Pero... en todas las historias hay un pero. Me empezaron a llamar (por no decir acosar) de Inspección Médica, hasta que al final tuve que ir a una visita con la Inspectora Médica. Lo cierto es que estaba indignada, después de todo lo que había pasado y a pesar de las recomendaciones de mi médico, ¿tendría ellos la última palabra? Mi ginecólogo considera de mi embarazo de riesgo, y allí llevé yo mis informes: el de mi ginecólogo, el mis dos operaciones de las extirpaciones de los ovarios, de los dos ciclos de ovodonación... He de decir que la chica, la inspectora, fue muy maja, pero a mí me generaron muchísimo estrés y muchísima ansiedad. Me hicieron sentir como una especie de delincuente o estafadora, cuando yo lo único que estaba haciendo era seguir las indicaciones de mi médico. Pues en la consulta me quedé de piedra: allí me dijeron que en los baremos de embarazo de riesgo no estaba contemplado que por ser de ovodonación fuera un embarazo de riesgo pero que dados mis antecedantes (no tener ovarios) mi caso era muy particular, así que sí lo consideraban embarazo de riesgo. Además, que a eso había que sumarle la evolución del embarazo, aunque ahora la amenaza real de aborto hubiera pasado. Me dejó un poco ojiplática que pusieran la puntilla en lo de "mis antecedentes", ¿es que alguien recurre a la ovo por gusto? Digo yo que si "acabas" en donación de óvulos será por unos "antecedentes", ¿es que hay distintos "antecedentes"? ¿hay motivos mejores o peores para llegar a la ovo? Me pareció muy injusta esa diferenciación, y me pareció muy injusto que hagan pasar por este mal trago a cualquier mujer que haya pasado por tantos malos tragos, y eso que yo no he pasado por largos años de tratamientos y mil pruebas, porque mi diagnóstico era claro y no había otra posibilidad que la ovo. Pero habrá mujeres que hayan tenido que pasar tres mil obstáculos, y que la administración se dedique a poner más piedras en sus caminos me parece muy injusto. ¿No habrá bajas o enfermedades más sospechosas que investigar? ¿No habrá mejores cosas en las que gastarse el dinero de la Sanidad?
En fin, que la inspectora fue muy maja, pero el mal trago no me lo ha quitado nadie...

viernes, 30 de mayo de 2014

SEMANA 18

Y se acabó el 4º mes!!! Bienvenido 5º mes!!!
Por lo que he leído, durante esta semana la barriga y los pechos suelen crecer bastante, pero yo espero que el pecho no me crezca mucho más, que con dos tallas de más tengo suficiente!!! La barriga, aunque tengo bastante, me encanta tenerla, jajaja, así que no me importa que crezca más (quizá estas palabras me las tenga que tragar cuando a los 7 u 8 meses no pueda ya con ella, jajaja). Sí he notado que tengo más barriga, quizá no más saliente, pero sí más redondeada y sobre todo más alta; antes tenía más abultada la zona del ombligo hacia abajo, y ahora ya está más abultada desde debajo del pecho.
También se supone que en esta semana los movimientos de la peque son más fuertes, por lo que hay posibilidades de que los sienta, aunque al ser primeriza dicen que lo más normal es a partir de la semana 20. Algunas mujeres los describen como burbujitas, o como pececitos, o como palomitas de maíz reventando; otras dicen que sienten como una culebrilla, y otras dicen que a veces sienten como unas pequeñas punzadas. Hace un rato sí he sentido unas punzadas algo más abajo del ombligo, así que o la nena estaba dando unas buenas patadas, o era el útero que se sigue estirando. Y por las noches, cuando me meto en cama noto "cosas" por ahí dentro; no sabría si calificarlo como pececitos o culebritas, porque no sabría compararlo con eso, pero si siento unos movimientos raros, tipo movimientos intestinales, pero diferentes, así que o es la nena que es está moviendo o los intestinos se me han subido, jajaja. Supongo que cuando note más claramente los movimientos sabré diferenciar si efectivamente era la peque o era otra cosa.
En esta semana 18 el bebé mide entre 13 y 14cm y pesa unos 150gr. Las cuerdas vocales están desarrolladas, así que ya podría llorar o cantar, jeje. Y también los huesos del oído interno están formados, así como las terminaciones nerviosas que lo conectan con el cerebro, por lo que además de escuchar los sonidos interiores de mi cuerpo, puede empezar a escuchar algún ruido exterior.
El corazón ya está divido en cuatro cámaras, cosa que comprobarán en la eco de las 20 semanas. Y los pies y los brazos están moldeados, osificándose cada vez más, por eso cada vez tiene más fuerza, además de que cada vez es más grande.
En cuanto a la mamá se supone que habrá engordado unos 4-5 kilos. Yo llevo poco más de 3 y medio, así que creo que vamos bien. Dicen que a partir de esta semana hay que empezar a cuidarse la espalda, cambiar de postura con frecuencia y no pasar mucho tiempo de pie (ni tampoco sentada). Es bueno hacer algo de ejercicio, como yoga, natación o simplemente caminar. Esta última opción será la mía, cuando no llueva, claro, porque no creo que mi gine me deje hacer algo más. Y se supone que a partir de ahora el apetito va en aumento, aunque yo de momento sigo algo revueltilla; estoy en pleno proceso de dejar el Cariban, y he de decir que de momento lo llevo bien, aunque hay comidas que me caen algo pesadas, pero creo que puedo afirmar que las náuseas han desaparecido y solo me queda el revuelto estomacal a veces un regusto metálico en la boca, que espero que en breve vayan desapareciendo.

Y así nos vamos acercando al ecuador del embarazo, y a la eco de la semana 20, que estoy deseando hacer para que me digan que todo está bien y de paso me confirmen que es una niña, jiji.

miércoles, 28 de mayo de 2014

EL LÍO DE LOS COCHECITOS (parte II)

Y no sé yo si habrá una parte III, parte IV, etc., porque de verdad que esto es un lío, jajaja.
En la entrada anterior (podéis pinchar aquí si no os acordáis), estaba dudando entre tres coches de paseo, aunque más bien entre dos, porque el de Cosatto no hay manera de verlo en vivo y en directo. Cuando ya me medio había decidido por el de Chicco, principalmente por estética, me fui al Corte y un chico muy majo nos hizo manejar el de Jané y el de Chicco, y la diferencia era bastante notable. Aunque el de Chicco maniobra muy bien, ofrecía un poco de resistencia, con lo que el de Jané parece que va más suave y parece que pesa menos (aunque tienen un peso similar). Así que salí de allí convencida por el Muum de Jané.
Pero claro, la cosa no se que quedó ahí, ajajja. Como tengo mucho tiempo, me puse a bucear por internet, y me encontré con otros dos modelos de Jané muy similares: el Rider y el Epic:
EPIC de Jané
RIDER de Jané
Como veis, estéticamente son muy muy parecidos. Al parecer el Epic es un modelo nuevo de este año 2014, pesa medio kilo menos y tiene la suspensión de las ruedas de atrás separada para cada rueda. La otra diferencia es el precio: el Epic cuesta menos. Los dos se pliegan fabulosamente bien, de una manera sencillísima y ocupan muy poco. Así que decidí gastarme un poquito más y comprar uno de estos dos modelos. Estaba decidido!!! O eso pensaba yo...

Así que me fui a una tienda de bebés para ver ese carrito in situ y que me explicaran bien las diferencias entre uno y otro (que no son más que las que he explicado antes), y ya me chafaron!! En la tienda me dijeron que Jané no es mala marca, pero que se deterioran bastante pronto, sobre todo que el chasis coge mucha holgura y empieza a chirriar... Así que me quedé bastante jorobada... Me dijeron que es cierto que es un cochecito que se vende mucho y que en general, salvando esa cuestión, no sale malo, pero que por el mismo precio o por poco más hay algunos que dan mucho mejor resultado. Así que ya que estaba allí me decidí a que me enseñaran y me explicaran de todo, jajaja. Me hablaron muy bien del Kudu 4 de Casualplay, por el mismo precio, y que tiene un sistema similar al Matrix de Jané, que es capazo y grupo 0+ a la vez. La ventaja de esta marca es que el chasis viene prácticamente de una sola pieza (sin piezas de ensamblaje) lo cual hace que tenga menos holgura y que se "afloje" más con el tiempo. Lo de la holgura lo pude comprobar yo misma: es cierto que el Jané se balancea, y este no. El plegado de este cochecito incluso ocupa menos, aunque me sigue gustando más el sistema de plegado del Rider o del Epic. Pero calidad-precio, me pareció un cochecito muy muy interesante, y estéticamente es bonito:

También me enseñaron el Concord Neo, que aunque es más caro tenían una muy buena oferta en la tienda, aunque solo para los colores beige y negro. Es muy muy similar al Rider o al Epic, aunque la calidad de los materiales es bastante superior; solo con tocar las telas se notaban una diferencia enorme. Tiene suspensión independiente en las 4 ruedas, y el plegado, freno, manillar, etc., es muy similar a estos dos de Jané que os hablaba. Lo cierto es que el cochecito en cuestión me encantó. Estéticamente me parece precioso, la maniobrabilidad me pareció fabulosa y viene hasta con sombrilla. Eso sí, no hay opción de dos piezas convertibles; es decir tienes la sillita, el grupo 0+ y el capazo por separado, aunque el capazo puedes elegir entre un capazo blando (y plegable) o un capazo duro que es homologado para el automóvil (aunque dicen que no es lo más recomendable llevar al niño en la posición de tumbado en el coche, que es más seguro que vaya en el maxicosi). Una ventaja del capazo duro es que tiene una especie de ruedecilla que hace que el colchoncito se pueda elevar un poco, lo que es muy favorable por el tema de la regurgitación, o si el peque está acatarrado..., aunque dicen que al ser de "plástico" en verano el peque se cuece y en invierno pasa frío... no sé yo.

Así que ya veis, ahora sí que estoy hecha un lio!!!! De precio hemos subido, tanto estos de Jané como el de Casualplay rondan los 700 euros, y la oferta del Concord es por poco más de 800, aunque es mucho mejor cochecito, al parecer. También me hablaron muy bien del Oyster (y que ronda los 600 euros) y si ya nos vamos a una gama más alta y a más precio (unos 1000 euros) me dijeron que es fabuloso el Uppababy Vista, pero como ya llevaba hora y media en la tienda y tenía la cabeza como un bombo, decidí que volvería otro día después de bucear un poco por Internet.  Cuando tenga algo claro de estos dos modelos, os lo contaré, jajaja.
Así que si queréis opinar y ayudar a salir del lío... estaré agradecida, jeje.


viernes, 23 de mayo de 2014

SEMANA 17

Y ya nos vamos acercando al ecuador del embarazo y en muy muy poquito acabamos este 4º mes (al cumplir la semana 18 se supone que entramos en el 5º mes).
El bebé crece a un ritmo bastante rápido. Se supone que ahora mide entre 12 y 13 cm y pesa unos 100 o 110 gramos. Además del lanugo que y ale había empezado a salir, ahora empieza a aparecer una sustancia grasa y blnaquecina llamada vérnix caseoso, que protege su piel y que se mantiene hasta el final del embarazo. También se le empieza a formar el tejido adiposo (la grasa bajo la piel), y el oído está bastante formado por lo que podría oír sonidos fuertes del exterior; lo que seguro oye es el latido de nuestro corazón y otros sonidos "internos" que se producen el cuerpo de mamá.
Los cartílagos siguen convirtiéndose en huesos, por lo que sigue siendo muy importa tomar calcio (aunque en mi caso ya sabéis que he abandonado el queso curado, jeje), así que he aumentado el consumo de leche y procuro tomar al menos un yogur al día.
Sus movimientos van siendo cada vez más fuertes, en los ratitos que el bebé está despierto (porque pasa bastante tiempo dormido), pero las mamis primerizas, como yo, puede ser que aún no los notemos. Dicen que solemos notarlos entre la semana 18 y 22. Yo ya os he contado que alguna vez siento algún movimiento que consigo identificar, por lo que no se será el bebé, porque es tan breve que no me da tiempo a analizarlo, jaja.

En cuanto a la mamá, se supone que ya han desaparecido los malestares del primer trimestre, aunque yo aún no he abandonado mi pastillita de Cariban, aunque solo tomo una. Lo que suelen aparecer son calambres en las piernas y en los brazos, que yo de momento no he notado. Lo que han vuelto por un par de días (martes y miércoles de esta semana) son esos dolorcillos tipo regla, pero ya me dijera el gine que es normal, que es el útero cuando va creciendo para ir dejándole sitio al bebé a medida que este va creciendo. También leí que puede que los pechos aumenten una o dos tallas, aunque yo espero que como ya me aumentaron no sigan creciendo, sino no sé a donde vamos a llegar, jajaja. También suele oscurecerse algo más la piel, marcarse más los lunares, aparecer una linea oscura por la mitad de la barriga, e incluso salir manchas, por lo que ahora que viene el buen tiempo (o eso se supone) es muy importante usar un buen protector solar. A mí los lunares ya se me marcaron hace mucho, supongo que por la medicación, incluso los pezones los tengo mucho más oscuros también; la línea de la barriga no me ha aparecido, pero en el sitio donde debería aparecer tengo una enooorme cicatriz de mis operaciones, así no creo que me salga, que ya tiene el sitio ocupado, jeje. Tampoco me han salido manchas de momento, aunque sí estoy un pelín más morena, y tengo algo más de color en las mejillas. Ya me he comprado una buena crema protectora, factor 50+, en la farmacia, porque aunque no me he quemado prácticamente nunca, el sol me coge con mucha facilidad, y prefiero prevenir la aparición de las manchas.

Y esto es todo lo que sucederá durante esta semana 17, y de aquí en adelante...

miércoles, 21 de mayo de 2014

MIGRAÑAS Y EMBARAZO

Hubo quien me dijo una vez que las migrañas desaparecen en el embarazo. No estaba del todo equivocado, pero tampoco estaba del todo acertado...
He leído que es bastante normal tener dolores de cabeza durante el embarazo, bien por la tensión, los nervios, el cansancio o la falta de sueño, la congestión nasal y, sobre todo en el primer trimestre por el "cambio hormonal". El problema es que las que sufrimos de migrañas, no solemos tener simples dolores de cabeza, sino que éstos suelen desembocar en una migraña.
Digamos que yo tengo la "suerte" de que mis migrañas son (o eran) menstruales, es decir, que tienen origen hormonal: cuando los niveles hormonales descienden se provoca un ataque migrañoso. Por tanto, lo bueno es que sólo tenía ataques cuando me "rondaba" la regla. Esto ya empezó hace muchos años. Al principio las migrañas eran leves, y con un par de "espidifenes" juntos se solían pasar; después me fueron subiendo la medicación, hasta que el neurólogo me dio una pastilla "loca": solo puedes tomar una cada 24 horas y sin receta cuesta la cajita de 6 pastillas la friolera de 42 euros (luego me quejo del precio del Cariban, jajaja), pero eso sí, en unos 20 minutos estás como nueva. Hubo un momento que los ataques era demasiado frecuentes y fuertes (vomitando todo el día incluso) por lo que me mandaron un tratamiento durante tres meses, en el que tenía que tomarme una pastilla diaria, me doliera o no la cabeza, y que me hizo engordar 8 kilos, pero oye, las migrañas volvieron a un nivel soportable en frecuencia e intensidad (y para aquellos ataques más fuertes estaba la pastilla "loca", que por suerte no solía ser más de una o dos al mes).
Así que cuando me quedé embarazada pensé: adiós a las migrañas. Ilusa de mí!!!! La mayoría de las migrañas menstruales desaparecen durante el embarazo, porque los niveles hormonales son más estables (aunque más altos), PERO (siempre hay un pero) le ocurre a la mayoría, no al 100%, y hay otros factores que pueden desencadenar un ataque de migraña, aunque normalmente su origen sea hormonal. Pues en lo que llevamos de embarazo (casi 4 mesitos) ya llevamos tres ataques de migrañas, y varios dolores de cabeza, que afortunadamente se quedaron en simples dolores de cabeza. Dos de los tres ataques fueron en el primer trimestre, probablemente por los nervios y la tensión de la amenaza de aborto. Pero la semana pasada me empecé a mosquear un poco: todas las tardes me empezaba a doler la cabeza, y el sábado después de comer fue el sumun, ya que ese dolor se transformó en una fuerte migraña (que duró hasta el lunes por la mañana). En principio lo achaqué a que estoy algo acatarrada y que por eso me dolía la cabeza. Pero lo del fin de semana fue insoportable. Así que volví a mis "orígenes" y empecé a repasar todo lo que había hecho y/o comido durante toda la semana, repasando todos aquellos "malos hábitos" y los "alimentos prohibidos" en una paciente migrañosa. Y digo que volví a los orígenes, porque al principio te aconsejan hacer una reflexión sobre lo qué hiciste y comiste los días que te da una migraña. Hay unas indicaciones generales sobre lo qué viene bien y mal tanto en hábitos como en alimentos, pero como cada organismo es un mundo... y no todos respondemos igual a lo mismo, te mandan hacer esa especie de "lista".
En términos generales, se debe tener unos buenos hábitos de descanso y sueño, hacer ejercicio físico moderado (el exceso también puede desembocar en una migraña), evitar tensiones y eliminar de la dieta la cafeína, el chocolate, los quesos curados, ciertos tipos de fermentos, el alcohol, etc. Pero cada persona tiene que "investigar" en su caso lo que va mejor o peor. Por ejemplo, yo no puedo eliminar de la dieta la cafeína, porque con esas listas que me mandaron hacer, llegué a la conclusión que los días que desayunaba colacao en vez de café, me dolí la cabeza porque me bajaba mucho la tensión; así que incluso estando embarazada me tomo un pequeñísimo café (con leche) por las mañanas. Otra cosa que tuve que hacer fue reducir en mi dieta el consumo de ciertos tipos de fermentos, sobre todo los que se utilizan en bollería, como por ejemplo en el roscón (más de dos trozos me da dolor de cabeza). También dejé de beber vino tinto, porque me daba dolor de cabeza cuando lo tomaba (que podía ser una copa un par de veces al mes, no penséis que iba yo pegada a la botella, jajaja). Y así con varias cosas. Pero parece que ahora con el embarazo hay más cosas que me provocan migrañas, y encima ahora no puedo tomarme nada que me quite el dolor, así que al menos por el momento he tenido que dejar de tomar queso curado.
Lista de mí, me compré una cuñita de queso curado la semana pasada para tomar de aperitivo a media mañana, y por esto de aumentar un poco la cantidad de calcio, por el bien del bebé. Todos los días de la semana pasada, me tomaba un poco de quesito con unos picastostes, que me sabía a gloria, porque soy muy quesera. Le hubiera añadido unas rodajitas de chorizo, lomo y jamón serrano, jajaja, pero con esto de la toxoplasmosis me conformaba con el queso. Pues ¡toma! Ni quesito curado puedo comer. Fue dejar de tomarlo y se fueron los dolores de cabeza y las migrañas, y eso que sigo acatarrada.
Sé que las lonchas de queso no me dan dolor de cabeza, porque muchas veces tomo un sándwich mixto o una francesita con queso y pavo, y eso no me sienta mal. Tendré que probar con el queso de bola para el aperitivo, pero reconozco que me da miedito jejeje.

Todo esto rollo lo he soltado para daros el consejo, a aquellas que sufran de dolores de cabeza, migrañas o jaquecas, de que intenten hacer esa lista de cosas que han hecho y han comido los días de los ataques, porque a veces nosotras mismas podemos mejorar un poco nuestra calidad de vida y reducir un poco estos males. Aunque pueda parecer un rollo y una pérdida de tiempo, hay muchas cosas que nos pueden influir y no nos damos cuenta hasta que no nos paramos a pensar en ello. Al principio yo hacía literalmente una lista e iba comparando unos días con otros, pero ahora hago una simple reflexión mental porque ya me acostumbré.
Y ya os iré contado qué tal me va sin el queso...

lunes, 19 de mayo de 2014

EL LÍO DE LOS COCHECITOS

Lo del cochecito de paseo me parece un auténtico lío. Empecé a buscar por internet cuando estaba con el reposo, y desde entonces sigo mirando foros, opiniones, páginas webs, blogs, vídeos de youtube... Y como con todo, hay opiniones para todos los gustos, precios para todos los bolsillos, y diseños para todo tipo de "modas". Así que es un verdadero lío.
Lo primero que nos planteamos fue cuánto queremos gastarnos. Hay cochecitos desde 300 euros hasta 1000 y pico (o más), así que decidimos un término medio, que vienen siendo alrededor de unos 600 euros, lo que viene siendo una "gama media". 
Y también tenemos claro que queremos un trío, esos que vienen con silla, capazo y grupo 0+ (el "maxicosi" o "huevo" de toda la vida). ¿Y por qué el trío? Porque el bebé nacerá en pleno invierno (finales de octubre - primeros de noviembre) y si el tiempo nos permite salir de casa, irá mucho más abrigadito en el capazo, además de que creo que los recién nacidos es donde mejor van. El grupo 0+ lo tenemos que comprar para el coche, así que cuando vayamos al médico, a casa de mis padres... puede que se duerma en el trayecto, y así no lo cambiamos de "asiento" y directamente lo acoplamos en el chasis del cochecito. Y evidentemente la silla es necesaria, porque cuando ya empiezan a sentarse no hay quien los meta en el capazo, y van más cómodos en la sillita. La idea es no comprar una silla de paseo de "segunda edad" (que le llaman), pero eso el tiempo lo dirá, y para eso aún queda mucho, pero no me gusta ver a niños de 3 años en la silla de paseo, cuando saben de sobra andar y correr, y creo que es lo que deben hacer: andar, correr y jugar mucho.
Luego está el tema del diseño. Me gustan los cochecitos modernos y de ruedas grandes. De hecho, el primer cochecito que me enamoró fue el Giggle de Cosatto, precisamente por su diseño, además de que cumplía con los requisitos anteriores. Os pongo una imagen con tres de los diseños que tienen, pero tienen muchos más y todos igual de bonitos. 
Es un cochecito que me tiene enamorada, sobre todo el de las rayas azules con el lazo (para una nena). Pero tiene una pega grande: no he conseguido verlo en directo. Cosatto es una marca inglesa y con muy buena reputación allí, de hecho en Inglaterra te dan 4 años de garantía. Pero aquí en España es difícil de encontrar (aunque sí hay sillas de paseo). Lo hay a la venta en páginas webs, pero en tiendas físicas es otro cantar... Actualmente aparece en el catálogo de BabysRUs, pero de momento aún no lo tienen en la tienda física de la ciudad del al lado. El precio ronda los 600 y pico y vine muy completo: las tres piezas, el saquito de invierno, la capota de la lluvia y el bolso a juego. Todas las piezas se ponen y se quitan fácilmente y el plegado es muy sencillo y bastante compacto. Como única pega decir que el reposapiés es "fijo"; es decir, que no se mueve, aunque no sé si considerarlo como un gran inconveniente.

Como parece complicado ver este carrito en persona, y sin verlo no voy a comprarlo, evidentemente, estuve buscando otras opciones. Y he encontrado otros dos buenos coches de paseo, a mi corto entender. Uno de ellos el Jané Muum, que tiene una versión trío (capazo, grupo 0+ y silla) y una versión dúo en la que el capazo es grupo 0 y grupo 0+, además de la silla.
VERSIÓN DÚO: "MATRIX"

VERSIÓN TRÍO
Lo cierto es que la opción "dúo" me parece muy buena idea, porque la mayor parte de los bebés usan muy poquito el capazo, y luego es un trasto que hay que guardar en algún lado de la casa, aunque leí comentarios que el matrix tiene un tamaño muy reducido como capazo, y que si el niño te sale grandote aún lo usas menos... Yo, pensando en que la peque va a nacer en pleno invierno, me da que lo voy a usar bien poco, sobre todo porque como sea un invierno lluvioso poco saldremos de casa, y si vamos a algún lado tendremos que ir en coche, por lo que usaré más el "maxicosi". Así que la opción de un dúo convertible en trío me pareció genial. También he de decir que conozco varias mamás que tienen el jané muum (en ambas versiones) y me han hablado muy bien, e incluso si opto por el matrix me dejarían el capazo y el grupo 0+ a mayores. Así que este es un carrito que voy a tener muy muy en cuenta. Ahh, y el precio anda sobre los 600 euros más o menos.

Y el tercer candidato vino buscando esta versatilidad de dúo-trío. Y así me encontré con el Chicco Urban, en el que la silla se convierte fácilmente en capazo, y además tendría el grupo 0+. Lo malo de este cochecito es que es realmente nuevo, creo que salió este año 2014, con lo que no hay muchas opiniones, ni buenas ni malas. De dimensiones y versatilidad es muy similar al de Jané, y de precio también. Ambos pliegan de manera similar, ocupan más o menos lo mismo, etc. Vamos, que son bastante parecidos.

Quizá estéticamente me guste un poco más este, y el tamaño del capazo también (por si las moscas). Además, por unos 50 euros venden distintos packs de colores, por lo que puedes cambiar de color si te aburres del que cogiste (capota, cubrepies, reductores de cinturones, colchoneta de la silla...).
PACK DE COLOR
En todos estos cochecitos la silla se puede poner en las dos direcciones: mirando hacia delante o hacia la mamá o papá (o abuelos....). Tanto el de jané como el de chicco tienen el reposapies con varias posiciones. En los tres, el manillar es ajustable en altura. En el cosatto y en el de chicco el freno es de pie, y en el de jané está en el manillar (a esto no le veo ninguna ventaja ni desventaja de uno frente a otro). Todos tienen las ruedas bastante grandes, aunque la cosatto tiene solo tres ruedas. Y el cestillo más grande de todos es el de chicco, aunque los otros no están nada mal de tamaño.

Como veis esto es un lío, jajaja. Aunque creo que los dos finalistas son el de Jané y el de Chicco, sobre todo por el tema de "ahorrarte un trasto por la casa". Lo malo va a ser decidirse por uno de estos dos. Fuimos a verlos el otro día a El Corte Inglés, y encima tanto uno como el otro tienen un descuento de un 20% en estos momentos, así que por precio tampoco nos vamos a poder decidir (el de Chicco sale unos 20 euros más barato). Así que admito opiniones, informaciones y todo tipo de comentarios si queréis ayudar en la decisión final, jajaja.

P.D.: Sé que en el Bugaboo Camaleón el mismo armazón sirve para la silla y la capazo, por lo que solo habría que guardar la "tela". Sé que es muy ligero, muy maniobrable y que va fabuloso, pero lo que no me gusta es el precio, y que el capazo va un poco bajo para mi gusto. Así que, aunque el carrito es mono y podría entrar en esa ventaja de "dúo-trío", no lo hemos contemplado, principalmente por el precio

jueves, 15 de mayo de 2014

SEMANA 16. MESES Y SEMANAS DE EMBARAZO

Y ya solo nos quedan dos para acabar el cuarto mes, porque se supone que este mes dura 5 semanas. Encontré por internet un sinfín de tablas que equiparan las semanas con los meses de embarazo, pero al parecer hay diferentes maneras de dividirlos, así que no tengo muy claro cual es la verdadera... Entre todas esas tablas he confeccionado una para no hacerme mucho lío, pero tampoco estoy segura de que esté bien... De todos modos, os la dejo por si os sirve de algo.

Pues a lo que íbamos... En este semana el bebé mide entre 10 y 12 cm y puede pesar entre 80 y 100 gramos. Tiene el tamaño de una naranja o de un aguacate. Las piernas ya son más largas que los brazos y empiezan a diferenciarse algunas articulaciones (rodillas, tobillos, codos y muñecos). Además de moverse como ya hacía la semana pasada, ahora también da patadas, aunque es un poco pronto para notarlas, sobre todo si eres primeriza, como es mi caso. Hay quien nota una especie de burbujeo o cosquilleo... yo a veces noto "algo" que no sé ni como calificar, y que además no sé si será el bebé u otro tipo de movimientos corporales, como los intestinales, por ejemplo. Dicen que la mayoría de las primerizas notan los primeros movimientos del bebé alrededor de la semana 18-20, así que no me preocupo demasiado...
Ahora también empieza a abrir y cerrar las manitas (parece ser el inicio del reflejo de prensión), así que empieza a jueguetear cogiéndose los pies, una mano con la otra o el cordón umbilical (qué miedito!!!). Y las uñas de los pies ya le han empezado a salir (las de las manos fueron antes).
Tiene también más fuerza en el cuello y ahora lo sostiene mejor, pudiendo estar más erguido. Se empiezan a desarrollar los músculos faciales, pudiendo hacer algunas expresiones como fruncir el ceño (jajaja). Así que se lo tiene que estar pasando pipa.
La aparición del lanugo está prácticamente completa y en esta semana se determinará el patrón del pelo del cuero cabelludo. Yo he soñado que la nena sale morenita, así que cuando nazca os lo confirmaré, jeje.

En cuanto a las mamis, se supone que las molestias del primer trimestre han desaparecido. Digo "se supone" porque no es mi caso; de hecho, en esta semana he tenido que volver a doblar la dosis del Cariban y volver a tomarme dos pastillas, porque he vuelto a vomitar, así que de momento tocará comprar alguna cajilla más (siempre tengo la esperanza de comprar la última cuando voy a la farmacia). Y del resto, pues muy bien: la barriga sigue creciendo y de cuando en vez me dan unos tironcillos en la parte baja del abdomen, incluso cerca de las ingles; se supone que son los ligamentos que se están adaptando al nuevo "cuerpo", jajaja, pero no es nada molesto. Del resto de síntomas del segundo trimestre, nada más: ni estreñimiento, ni sangrado de nariz, ni nada de nada... Así que seguimos muy contentos!!

lunes, 12 de mayo de 2014

¿DESVELADO EL MISTERIO?

Bueno... pues más o menos... Jajaja. Mi gine, que es un señor muy majo estuvo allí un buen rato mirando que te mirando al bebé, primero con una eco vaginal (aún no me he librado de ellas...) y después con una eco "de las normales". El bebé está perfecto y su corazón sigue latiendo a todo trapo (¡qué tranquilidad me da oírle!), y entonces le pregunté: ¿se ve ya lo qués es?, a lo que él me contestó que no. Ohhhhh.
Pero una vez que dejamos la camilla y volvimos a la mesa y las sillas me dijo (y cito textualmente): yo no le he visto ni testículos ni el pene, y por el tiempo deberían moverse al flotar en el líquido, pero yo no se los he visto... pero no digo que sea niña, pero yo no se los he visto. Así que de esto deducimos que es una nena, aunque mi gine no se quiera mojar, jajaja, pero si con todo el rato que estuvo mirando no le vio la pilila... pues será que no tiene, oiga. O eso, o me ha salido tímido el chico y la tenía bien escondida, jajaja.
En otras circunstancias probablemente no aseguraría que sea niña, pero después de haber soñado tres veces que el pequeño habitante de mi barriga es una nena, lo doy por hecho al 90%. De todos modos, nos esperaremos a la próxima eco, la de las 20 semanas, para confirmar y asegurar esta afirmación. Así que hemos medio desvelado el misterio del sexo del bebé. Lo cierto es que estaría igual de contenta si me hubiesen medio dicho que es un nene, porque me gustan igual los niños que las niñas, aunque eso sí, no me gustan las niñas ñoñas, me gustan las niñas "todoterreno", esas que tanto juegan al fútbol como con muñecas, y como creo que eso es educable, haré todo lo posible porque mi niña (si es que al final lo es) juegue con todo lo que se le antoje, sea amiga de niños y de niñas, y no se le vaya la cabeza soñando con princesas y príncipes azules.

Y sí, habéis leído bien, la próxima cita es ya la eco de las 20 semanas, dentro de un mes..., así que me quedaré un mes sin ver a mi bebé. Es cierto que me pongo un poco nerviosa con las ecos, hasta que me dicen que todo sigue bien, pero lo cierto es que en el fondo me tranquilizan. Así que en este mes voy a tener que aprender a confiar en que todo sigue bien sin la confirmación del ginecólogo, a confiar en que esta pequeña luchadora y cabezota ha decidido quedarse y que no va a dejar a su mamá; tendré que aprender a confiar en ella y dejar de tener miedo a que algo pase. Así que me propongo en este mes disfrutar aún más de este embarazo tan deseado y de esta barrigota creciente.

viernes, 9 de mayo de 2014

SEMANA 15

Ya estamos en la semana 15 del embarazo, lo que hacen más o menos 3 meses y medio, porque este cuarto mes tiene 5 semanas (desde la 13 hasta la 17).
En esta semana el bebé puede llegar a medir 10-11 cm y pesar entre 50 y 70 gramos, y tiene el tamaño de una pera o de una manzana. Sus pulmones ya han empezado a desarrollarse y las piernas ya están creciendo más largas que los brazos. Cada vez se mueve más, ya que ahora ya puede mover todas sus articulaciones. El bebé ya puede notar la luz del día, aunque sus párpados siguen cerrados; dicen que si se acerca una linterna a la barriga de la mamá, el bebé se aparta; la verdad es que no sé a quien se le ocurrió esa idea, pero pobrecito!!! También se le está formando el sentido del gusto, aunque de momento sólo prueba el líquido amniótico. Y sus huesos son cada vez más fuertes y más grandes, así que es muy importante tomar mucho calcio para que sus huesitos sigan formándose de manera adecuada.
En teoría, y si el bebé se deja ver, en la próxima ecografía ya se puede ver si es niño o niña, así que estoy deseando que llegue el lunes, que tenemos cita con el gine... a ver si se desvela el misterio!!!
Se supone que a estas alturas se ha engordado entre 2 kilos y 2 kilos y medio. Yo llevo 2 kilos y 300 gramos, jajaja, así que ahí voy en la media. Dicen que lo normal es engordar entre 10 y 14 kilos  en todo el embarazo, dependiendo de la constitución de la mujer.
También se dice que deberían haber desaparecido los malestares del primer trimestre, pero yo aún sigo con las náuseas y algún vómito esporádico, aunque es cierto que ya no tengo tanto sueño ni me encuentro tan cansada.
En este segundo trimestre deberían aparecer nuevos síntomas, como dificultad para respirar a medida que el bebé va creciendo y "aplasta" los demás órganos, aunque esto es más normal en el tercer trimestre; contracciones de Braxton Hicks, que son una especie de contracciones de preparación al parto y son como unos dolores leves en la parte baja del abdomen; cambios en la piel, que pueden ser variados, desde más acné, más vello, manchas oscuras, estrías, picor...; indigestión, acidez y estreñimiento; dolor en la parte baja del abdomen, debido a que los ligamentos deben estirarse y engrosarse para soportar el peso del útero; cambios en el flujo vaginal, principalmente aumento; mareos leves, sobre todo por la tensión más baja o bajadas de niveles de azúcar; "cerebro de embarazada", que consiste en estar más olvidadiza; encías más sensibles y sangrado, y también sangrado de nariz, debido al mayor flujo sanguíneo en el cuerpo; y congestión nasal, debido a los altos niveles de estrógenos, que hacen que las membranas mucosas se inflamen.
De todo este "cóctel" solo tengo tironcillos en la parte baja del abdomen, incluso cerca de las ingles, algún mareillo que otro y algo de congestión nasal sólo al levantarme. Así que sigo considerando que llevamos un embarazo muy bueno, del que no me puedo quejar, a pesar del susto del primer trimestre... Espero que todo siga así y continúe yendo fenomenal, y sobre todo que el bebé siga creciendo bien y sanito, que es lo más importante.

miércoles, 7 de mayo de 2014

LAS PRIMERAS COSITAS DEL BEBÉ

Ya sé que soy una adelantada, jajaja, pero el bebé ya tiene algunas cositas, aunque muy pocas, y han sido un poco de casualidad...
Lo primero que le compré ya os lo he contado, fue el día de la beta. Había prometido a los dos pequeñitos que me pusieron en la transfer que si se quedaban conmigo les compraba un regalito, un juguetito. Como el día de la beta no sabía si se habían quedado los dos o solo uno, compré dos cositas, distintas por si acaso solo era uno, como ha sido el caso:
Lo siguiente que ha tenido el bebé no ha sido comprado, sino hecho por su mamá. De un tiempo a esta parte me aficioné al punto, y cuando estuve con el reposo absoluto tejía a ratitos un jerseicito, gordito para el invierno, porque va a nacer a finales de octubre. Como de aquellas estaba convencida de que era un niño lo hice blanquito y azul, y aunque sea niña también se lo voy a poner, que me encanta el color azul. Ahora ya no estoy tan convencida de que sea niño, porque ya he soñado tres veces con que es una pequeña luchadora:
También estado de reposo vi por internet que en la página de Todo Papás regalaban una castilla con productos de muestra, así que me apunté y mi hermana fue a buscármela a ToysrUs. Me trajo un chupete y una muestra de detergente para bibes y tetinas de Nuk, 3 pañales Biobaby de Moltex, unas toallitas también de Moltex, uno discos de lactancia de Avent, unas infusiones de Belvit, y una revista con información variada. Y mi hermana también me trajo un termómetro que tenía de mi sobrina, de esos que toman la temperatura con acercárselo a la frente al bebé.
Y las últimas cositas sí han sido compradas. No tenía intención de comprar nada aún, pero vi una oferta irrestible en el Toys y allá se me fue la cabeza, jajaja. Se trata de un pack de recién nacido, donde vienen 7 prendas de ropita: un conjuntito formado por pantalón, camiseta y chaqueta, un pijamita, un gorrito y unas manoplas, y un babero. Lo había en rosa, en azul y en beige, y como no sabemos aún el sexo lo cogí en beige, todo por el módico precio de 25 euros, así que me pareció una buena oferta. Y al ladito de estos packs había unas mantitas monísimas y suavísimas por 15 euros, que me compró mi hermana de regalo.


Y de momento estas son las primeras cositas del bebé. Aunque podemos decir que la habitación de cuando sea más mayor ya la tenemos, pues una de las habitaciones de la casa la tenemos amueblada con una cama nida de las altas (con cajonera en el medio), un escritorio y una estantería, todo heredado de mi sobrina, y que esperemos que dure muchos años, jeje.
Las cosas importantes (el cochecito de paseo, la cuna y esas cosas) las he ido mirando sobre todo por internet, cuando estaba de reposo, y ahora nos falta ir a las tiendas físicas para acabar de decidirnos, aunque nos esperaremos a saber si es niño o niña por si acaso nos decantamos en unos modelos u otros, o por unos colores o por otros.

lunes, 5 de mayo de 2014

¿MI BARRIGA TIENE IMÁN?

Es una pregunta que desde este fin de semana ronda mi cabeza. Ya sabéis que mi barriga se nota y mucho, y desde hace mucho, lo cual no deja de ser curioso para todo el mundo que con apenas 3 meses de embarazo tuviera tanta barriga, así que además de los típicos comentarios (incluido el de "a ver si van a ser dos", como si en las ecos no se viera bien clarito) se suma el "frote de barriga". Y sí, digo "frote", porque no se trata de una caricia y ya está; no señor, se trata de unas friegas bien dadas, como si de una bola de ver el futuro se tratase o como si quisieran sacarle brillo. Es cierto que una caricia en la pancita no me molesta, pero esas friegas.... eso ya es otro cantar, que todo cansa, oiga, y que te agarren del brazo para que no te puedas escapar y con la otra mano estén casi 1 minuto dale que dale a la barriga... pues es algo cansino. Pero aquí una es muy educada, al menos con los conocidos, jeje, y aguanta estoicamente las friegas porque espera que sea un impulso pasajero y que esta moda pase pronto... porque como sigamos así creo que la educación en algún momento se me terminará, o acabaré yendo con mis propias manos sobre la barriga a modo de "barrera".
Y para las que pensáis que exagero y que no se puede tener tanta barriga, aquí os dejo la "muestra" de mi barriga a las 14 semanas justitas:

P.D.: que conste que a mi no me parece "tanta" barriga, y que me encanta tenerla, pero al parecer, según la sabiduría popular, casi no se debería notar...

SE ACABÓ LA MERIESTRA Y EL UTROGESTAN

Por fin!!! Ayer pude borrar tooooodas las alarmas del móvil que tenía cada 8 horas para no saltarme ni una toma de estas pastillas. Y me alegro, no porque haya tenido efectos secundarios (o eso creo) si no porque me sentía un poco "atada" a horarios y pastillas: a las 7 de la mañana tenía que levantarme de mi plácido sueño para tomarme y ponerme las pastillas; tenía que calcular si a las 3 estaríamos de vuelta en casa o si tendría que llevarme las pastillas conmigo (desde que me puedo mover y salir de casa), y lo mismo a las 11 de la noche, que a veces aunque me estuviera muriendo de sueño esperaba a las 11 para acostarme para no tener que levantarme de nuevo. Así que ahora mismo me siento liberada, jeje.
En la última visita del gine ya me dijo que a partir de la semana 14 podía dejar las pastillas, pero que acabara lo que tenía en casa, y tenía justo hasta ayer a mediodía, mi última toma. Sé de chicas que le quitan las pastillas de manera gradual, igual que empiezan a tomarlas de manera gradual, pero a mí me mandaron hacerlo todo "de golpe": empecé con toda la dosis y también terminé así de sopetón. A lo de tomarlas gradualmente le veo un sentido para que tu cuerpo se vaya acostumbrado a los nuevos niveles hormonales, que dependiendo de cada mujer es más o menos llevadero. Pero a lo de dejarlo gradualmente... desde mi ignorancia no le encuentro mucho sentido; por lo que he leído y preguntado, a partir de la semana 12 la placenta empieza a "generar" esos niveles de hormonas, por lo que si ya nuestro cuerpo los produce no hace falta tomarlos a mayores. Hay médicos que mandan la retirada directamente a la semana 12, pero como no todos los embarazos evolucionan igual, hay otros que prefieren esperar a la semana 14 o incluso la 16 "por si acaso". Yo, de hecho, desde hace casi 2 semanas notaba que "expulsaba" más progesterona, lo cual no sé si sería casualidad o que mi cuerpo ya no necesitaba tanta dosis.
Así que aquí estamos, libres de pastillas por fin!!! Bueno, libre del todo no, porque me quedan las vitaminas prenatales (con ácido fólico incluido) y el Cariban. Las primeras las suelo tomar con el desayuno, aunque a veces se me olvida y la tomo cuando cuadra... porque no tienen horarios. Y el Cariban lo tomo más o menos cuando lo necesito; ahora mismo estoy tomando una al día cuando veo que las náuseas hacen gala de aparecer, porque estoy intentando dejarlas nuevamente: primero solo una pastilla al día, y para la semana intentaré tomarla un día sí y otro no, para ir espaciando cada vez más las tomas y poder dejarlas definitivamente. Así que como estas pastillas las tomo más o menos cuando cuadra, me siento libre!!!
Sólo espero que todo siga yendo bien, y deseo que llegue rapidito el lunes que viene para poder ver a mi peque una vez más y quedarme tranquilita.

jueves, 1 de mayo de 2014

SEMANA 14

Hoy entramos en la semana 14. Seguimos avanzando!! Se supone que ya que estamos en el segundo trimestre, los malestares van desapareciendo, así que me decidí a hacer un nuevo intento por dejar el Cariban, pero el resultado fue un intento fallido. Llevaba ya varios días tomando solo una pastilla al día, así que el fin de semana me decidí a probar a dejarla. El viernes fue el primer día sin "la dosis" y parecía estar bien, aunque el sábado me aumentó algo el revuelto y me dieron un par de náuseas. Aún así decidí seguir con el intento, que por un par de náuseas no iba a ser.... pero llegó el domingo y la cosa fue a peor: náuseas más continuas y el lunes ya fue el sumum: vomité el tentempié de media mañana, así que ni corta ni perezosa volvimos a tomar el Cariban. Me he vuelto a comprar otra cajita, y probaré a hacer el tercer intento cuando sólo me quede un blister (vienen tres). Creo que estas pastillas tienen efecto acumulativo, porque hasta hoy no me he encontrado de nuevo mejor; sí es cierto que no volví a vomitar y las náuseas remitieron, pero el revuelto del estómago seguía ahí. Supongo que por eso el gine me dijo que hay que dejarlas paulatinamente... He estado leyendo un poco (bueno, un mucho) por internet, y estos malestares suelen desaparecer entre la semana 12 y 16, dependiendo de cada mujer, así que imagino que ya me quedará poco y que en ese tercer intento conseguiré dejar las dichosas pastillitas. Pero aún así no tengo queja de lo que llevamos de embarazo. Las ganas de hacer pis han ido en aumento, sobre todo algunos días más que otros, y sobre todo por las noches (me he llegado a levantar cuatro veces para ir al baño!! no me quiero ni imaginar más adelante!!). Y la barriga, como no, sigue creciendo. La gente ya empieza a hacer sus apuestas con la forma de mi barriga y el sexo del bebé; casi todos coinciden en que tengo barriga de niña, que se supone que es más redondita que si fuera niño, y que ya tengo cara de embarazada (no sé qué cara es esa, jajaja). Lo cierto es que ya he soñado dos veces con ropa de bebé rosa, así que no sé si será casualidad o una señal, jajaja, ya os lo confirmaré cuando lo sepamos.

En cuanto a esta semana, el bebé ya tiene el tamaño de un limón: mide unos 10 cm y pesa alrededor de 30 gramos. Las orejitas y los ojos de mi pequeñ@ ya están en su lugar definitivo (ya no tiene cara de alien, jajaja), y ya puede mover su cabeza de un lado a otro y mover su carita, ya que casi todos los músculos de su cara están presentes. Ya me lo imagino haciendo muecas!!! Su cuerpo se va haciendo cada vez más proporcionado: los brazos se alargan, aunque las piernas aún siguen cortas en proporción con el cuerpo. Le está empezando a salir el lanugo, un vello fino que le cubre el cuerpo, se supone que para protegerle dentro del líquido anmiótico, y que por normal general desaparece antes del nacimiento (aunque en algunos bebés les suele quedar algo).
Y así va creciendo mi querido bebé, pasito a pasito, aunque estoy deseando que llegue la próxima eco para poder verle, jejeje.

lunes, 28 de abril de 2014

TRIPLE SCREENING

Esta semana pasada hemos tenido todas las pruebas del triple screening, que lo cierto es que son muy poquitas. Una de ellas es la eco de las 12 semanas en la que comprueban que el bebé "tiene todo lo que debe tener" y miden, además de la longitud desde la cabeza hasta la rabadilla, el pliegue nucal y comprobar si tiene el huesito de la nariz. La otra prueba es un simple análisis de sangre, en el que nada más te sacan un tubito porque sólo analizan dos parámetros: la proteína plasmática A asociada al embarazo (PAPP-A), y la subunidad beta libre de la gonadotropina coriónica humana.
El conjunto de estos datos, junto con la edad de la madre (en mi caso de la donante) y el peso de la embarazada en el momento de la gestación en el que se hacen estas pruebas, permite calcular la probabilidad que tiene esa mujer de tener un hijo con una alteración del tubo neural o cromosómica (síndrome de Down, de Edwards). 
Por tanto, no nos da resultados, sino probabilidades. Cuando esa probabilidad es alta se recomienda hacer la amniocentesis, una prueba invasiva en la que se corrobora si esas probabilidades son reales;es decir, es una prueba que sí da resultados. Los resultados los dan en términos de probabilidades: 1 entre... En mi caso el riesgo salió muy muy bajo: 1 entre 10.000 (es decir, que uno de cada 10.000 embarazos podría tener alguno de estos síndromes), así que no hace falta hacerme la amniocentesis, y por tanto no pienso hacerla, que me da un poco de miedito...

La siguiente cita con el gine la tengo en dos semanas. Espero que esta vez la eco ya no tenga que ser vaginal... que después de 5 creo que ya cubrí el cupo, jajaja. Y con un poco de suerte,igual el peque se deja ver y ya sabemos si es niño o niña, que ya estaré de casi 16 semanitas.... aunque puede que sea un poco pronto, o que no pare quieto como en la última, jajaja.
Así que esperaremos hasta entonces para volver a ver a mi bebé campeón!!

jueves, 24 de abril de 2014

SEMANA 13 Y... BIENVENIDO SEGUNDO TRIMESTRE!!!

Por fin hemos dejado atrás el tan temido primer trimestre, y tengo que dar gracias a todos esos que escuchan mis peticiones (léase dios, alguna santa, las estrellas, papá noel, los reyes magos y hasta el ratoncito pérez si me pongo) porque a pesar de todo hemos salvado los escollos, por el momento. A pesar de la amenaza de aborto, y de que mi gine no las tenía todas consigo en la semana 6 de que esto fuera a ir "palante", este pequeño/a a decidido quedarse con su mami desde el primer día, y me da a mí que va a ser igual de testarudo que yo jajaja, que los genes serán los genes, pero lo de llevarlo en la tripa une mucho, jeje. Así que  ¡bienvenido segundo trimestre!
Se supone que este trimestre es el mejor de todo el embarazo, porque el malestar y el cansancio empiezan a remitir y el volumen de la barriga aún no "molesta". Yo realmente no lo he pasado tan mal en este primer trimestre, y haciendo balance, hasta lo considero positivo. Es cierto que el reposo absoluto es bastante tedioso, y ha ocupado mucha parte de este trimestre, pero no lo he llevado tan mal. Todo el mundo me dice que he hecho muy bien los deberes, jajaja; incluso hay gente que me dice que no creen que ellos fueran capaces, pero yo creo que todo el mundo es capaz de hacer lo que sea si quiere tanto algo como yo quiero a este bebé. Leí una vez en un blog que si le dijeran que se tenía que tomar lejía encapsulada que lo haría, con tal de conseguir ser mamá. Y es cierto. Si bien es una exageración, es totalmente cierto que todas las que estamos en este camino tenemos muy claro que si nos mandan algo lo haremos a rajatabla, como si de un tantra de una secta se tratara, jajaja. Además, no moví ni medio pelo porque me cuidaron muy bien, y pude estar sin moverme (ya he dicho alguna vez que el papá se ha portado como un campeón). Así que no veo tanto mérito por mi parte. Sé que ahora las semanas me pasan mejor ya que me puedo mover y hacer algo de vida social, así que supongo que a partir de ahora el tiempo pasará más rápido.

En cuanto a esta semana que empezamos, la semana 13, me hace gracia leer que "aunque la barriga aún no se te note, empezarás a sentirte incómoda con tu ropa". Jajaja. Estos que escriben no han visto mi barrigón, jajaja. Pero bueno, sé que es lo normal que durante el primer trimestre el embarazo no dé signos visibles y que es a partir de ahora cuando el útero empieza a salir por encima del pubis. En cuanto al bebé, en esta semana medirá unos 7-8 cm y pesará entre 20 y 25 gramos. Los dedos del bebé ya están totalmente separados y tiene flexibilidad en sus rodillas y codos e incluso llega a poder chuparse el dedito perfectamente (que mono!!!). Las intestinos ya están totalmente dentro del abdomen, el cual empieza a cerrarse y a formarse el ombligo. La cantidad de líquido amniótico aumentará y el bebé tendrá mucho sitio para moverse, aunque seguramente aún tarde en notarlo, o más bien en distinguir si lo que noto son los movimientos del bebé u otra cosa (porque sentir "cosas" ya siento). Aunque su piel es todavía transparente ya va a empezar a acumular grasa bajo ella, y a partir de ahora cada vez será más difícil ver a través de ella. Y también aumentará la densidad de sus huesos y sus rasgos faciales se irán haciendo cada vez más evidentes. También empezará a desarrollar sus sistema nervioso y su sistema inmunológico, así que pronto desarrollará los sentidos y sus propias defensas (aunque realmente quien le protege de las infecciones son mis propios anticuerpos).

Y esto es todo (más o menos) lo que va a pasar durante esta semana. Empezamos el segundo trimestre y el cuarto mes con sus cinco semanas (semanas 13, 14, 15, 16 y 17). 

miércoles, 23 de abril de 2014

UN PREMIO!!!

Hoy al bucear un ratito por internet me he encontrado esta grata sorpresa!! Del blog La Cigüeña no viene de Alemania nos ha llegado este premio tan chulo, cuyo diseño es de mamasonrisa, del blog Una sonrisa para mamá.

Me ha encantado porque me ha parecido un diseño genial el del premio, y además porque no conocía estos blogs, así que en un ratito me pasaré a leerlos de cabo a rabo (como cuando descubro un blog nuevo).
Las normas del premio son las siguientes:

  • Agradecer a la persona que te premia.
  • Visitar a los premiados.
  • Visitar el origen del premio en  Una sonrisa para mamá.
  • Nominar 5 blogs que te gusten.
Así que ahora me toca a mi seleccionar a los 5 blogs. Esto es lo que siempre me parece más complicado, porque le daría el premio a todos los blogs que sigo, jajaja, que por algo lo hago!! Pero, habrá que elegir a 5, intentando no repetirme con los ya nominados. Ahí va... hago entrega de este premio a los siguientes blogs:
  • Voy caminando a nuestro futuro, porque se lo merece más que nunca por haber luchado tanto hasta vivir en su nube. Aprovecho para desearle toda la suerte del mundo en este deseado embarazo (y a ver si seguimos compartiendo citas médicas, jeje).
  • Piruleta y Patatona, por luchadora, y por esos dos soles que tiene, que tienen la suerte de tener una supermami.
  • Laberinto hacia la maternidad, otra luchadora que ha conseguido su sueño.
  • Buscadora de Tesoros, para que cuando le entre esa paranoia que nos entra a las embarazadas infértiles, se le alegre el día y se relaje al menos un minuto, siendo una "embarazada normal"  (si es que esas existen jeje).
  • Escalando hacia la maternidad, para desearle toda la suerte del mundo para que consiga el sueño de ser mamá.
Y creo que eso es todo... Aunque como ya he dicho antes, se lo daría a toooodos los blogs que sigo y que voy conociendo

lunes, 21 de abril de 2014

ECOGRAFÍA DE LAS 12 SEMANAS

Esta semana toca semana de pruebas. Hoy tocó la eco de las 12 semanas y todo está normal, así que perfecto. El "señor ecografista" no era muy hablador... lo único que me dijo es que el CRL era de 57mm y que el pliegue nucal de 1,2. Después intentó enseñárme al bebé, pero se movía que daba gusto, jajaja; intentó enseñármelo de perfil y de repente dio un salto tremendo, jajaja, y después se puso mirando para "la cámara", pero no paraba quieto (o quieta), así que nada más... Pero no me libré de la ecografía vaginal... ya que la obstétrica no se veía bien (al parecer yo tenía gases, y hacen interferencias)... así que una vez más toco que me urgaran... en fin.
Después de la eco, tocó consulta con mi gine, que me corroboró que todo está perfecto. El tiempo de gestación según las medidas es de 12+2, aunque en teoría estoy de 12+4, así que todo en orden. También me dijo que la medida del pliegue nucal estaba muy bien, que era normal, y que la movilidad era muy buena. Y también me dijo que los análisis que me había hecho ahí atrás estaban bien, confirmando que no estoy inmunizada a la toxoplasmosis (sí a la varicela y a la rubeola). Así que toca un embarazo sin embutido del rico... aunque ya lo sabíamos...
Mañana tengo que ir a sacarme sangre, de nuevo, para el triple screening, y volver a pedir cita con el gine para ver los resultados. Cruzaremos los dedos una vez más para que todo salga bien... 
Así que como veis, esta semana me tocan bastantes citas médicas... Y os iré contando las novedades

jueves, 17 de abril de 2014

SEMANA 12

¡Por fin! Hoy mismo comenzamos la semana 12, así que estamos a puntito de abandonar el temido primer trimestre. Lo cierto es que esta semana, al poder moverme algo más, se me ha pasado volando, aunque como buena inconformista que soy estoy deseando que llegue la eco del lunes para comprobar que todo sigue bien, jiji.
Durante esta semana he intentado dejar las pastillas de las náuseas (cariban), pero he tenido que retomarlas... aunque no tomo más que dos al día, una por la mañana y otra a mediodía, y así aguanto bien el día. Para la semana probaré tomarme solo una a la mañana y a ver que tal...
Y del resto, sin novedad. La tripa sigue creciendo, las emociones siguen a flor de piel y de peso vamos bien (solo he cogido un kilo en lo que vamos de embarazo). Lo único algo nuevo es en lo relativo al sueño, que ya no tengo tanto, y hay noches que incluso me cuesta dormir, y como mínimo me tengo que levantar una vez al baño porque no aguanto las ganas de hacer pis. Para mí esto es dormir mal, porque estoy acostumbrada a dormir siempre toda la noche del tirón, y a quedarme dormida en décimas de segundo, así que no estoy acostumbrada a tardar en dormirme ni a levantarme de noche. Lo último que estoy probando a no dormir la siesta, aunque no siempre lo consigo, porque hay días que después de comer me encuentro muy cansada y necesito echarme una cabezadita, así que el día que no echo la siesta duermo mejor por la noche, pero hay días que necesito descansar... Así que intento no "rallarme" demasiado con esto del sueño y lo tomo como viene... La ventaja es que al seguir sin ir a trabajar, no tengo que preocuparme si duermo mal durante la noche y puedo quedarme más tiempo en cama por la mañana.

En cuanto al bebé, durante esta semana desarrolla sus reflejos, y se supone que ya puedo interactúar con él, pues si presiono con un dedo el útero (no muy duro), el bebé puede reaccionar cambiando de posición. Probablemente yo ni lo note, porque aún es demasiado pronto para sentir sus movimientos, pero mi peque ya empieza a ser "consciente" de que su mami está aquí jugueteando con él, jiji.
Esta semana también es muy importante en su sistema digestivo, porque esta semana se forman su cuerdas vocales y el bebé desarrolla el reflejo que le permite tragar, y su sistema digestivo practica las contracciones necesarias para procesar la comida, aunque de momento sólo traga líquido anmiótico. Y los intestinos ya empiezan a tener sitio en su cavidad abdominal, así que dejan de estar fuera, interfiriendo con el cordón umbilical.
Y en este semana llegará a medir como un kiwi. Su cabeza ya no es tan grande en proporción con el cuerpo, y su cerebro sigue en continuo desarrollo. 
A partir de esta semana, es cuando se lleva a cabo una ecografía muy importante, donde se pueden detectar algunas malformaciones, pues el feto ya es lo suficientemente grande para que puedan detectarse. Si fuera un embarazo normal y llevado por la seguridad social, sería la primera ecografía, pero para nosotros ya es la 5ª!! Así que ya os contaré qué tal ha ido todo el lunes.


lunes, 14 de abril de 2014

¿NIÑO O NIÑA?

Ahora que ya me puedo mover un poco y hacer una mini vida social, mi barriga empieza a ser un poco más pública. Al irse enterando la gente, además de dar la enhorabuena y esas cosas, lo primero que preguntan es si va a ser niño o niña. Lo cierto es que hace muchísima gracia porque al estar de tan poco tiempo es imposible saberlo, jajaja. Así que mi respuesta es siempre la misma: "aún no sabemos; es muy pronto". Entonces la gente me vuelve a mirar la barriga y me pregunta de cuánto estoy, y al contestarles me vuelven a ver la barriga y me dicen: "pues ya se nota mucho, no?". Jajajaja. 
Después de esto, la conversación sigue sobre el sexo del bebé. La siguiente pregunta es que qué queremos, que si preferimos un niño o una niña. Y lo cierto es que nos da realmente igual, y eso es lo que contestamos, pero la gente empieza a hacer sus cabalas y conjeturas. Así que en estos poquitos días he oído de todo: que es mejor que el primero sea una niña, que para mi pareja mejor que sea un niño, que las niñas son más monas, que los niños quieren más a sus mamás, que es mejor que sea una niña para que juegue con X (cualquiera de las niñas que han nacido en nuestro entorno últimamente), que los niños son menos complicados....
Y lo cierto es que no entiendo ninguno de esos comentarios. ¿Por qué es mejor una niña de primero? ¿Por qué para los papás es mejor un niño? ¿Es que no hay niños guapos o monos? ¿Y las niñas y los niños no pueden jugar juntos? 
Lo que quiero, lo que queremos, es que el bebé venga sano, y lo demás es secundario. Ninguno de los dos tenemos preferencias, aunque pensamos que será niño. Bueno, yo esto estos días lo estoy empezando a dudar, quizá porque realmente me da igual y la gente. Sí tengo curiosidad por saber qué es, por llamarle ya por su nombre y dejar de decir "el bebé", pero sé que nos hará igualmente feliz que nos digan que es una niña o un niño.
Así que gracias a mi barriga gordita empezamos pronto con esto de las especulaciones y los "consejos". Pues no nos queda nada!! jajaja

viernes, 11 de abril de 2014

SEMANA 11

Ayer entramos en la semana 11... Qué cerquita ya del 12!!! Y la verdad es que he notado bastante mejoría en cuanto a náuseas y revoltijo. Creo que ayuda que ahora me muevo algo, con lo que las digestiones no son tan pesadas y mi estómago tiene más "movilidad".
Como ya sabéis me han levantado el "castigo", pero eso sí, con mucha precaución. Lo cierto es que no he hecho muchas cosas, sobre todo porque estuve martes, miércoles y jueves por la mañana con migrañas, y aunque intenté moverme algo para ver si el aire me bajaba un poco la intensidad del dolor de cabeza... prefería estar tumbadita en el sofá (con una bolsa de guisantes congelados en la cabeza, jajaja).
El único lujo que me he permitido fue ayer por la tarde, que ya me encontraba algo mejor, y me fui a por mis compras urgentes: un par de sujetadores y un pantalón premamá. Pensaréis que soy una exagerada comprándome ya un pantalón de embarazada, pero ayer intente ponerme algún pantalón que antes me quedaba algo grande de cintura y... fue imposible abrocharlo!! Ni siquiera la cremallera!!! Sólo me valen un par de pantalones de chándal y unos leggins azules, nada más, y es que realmente tengo bastante barriga (ya os lo he dicho alguna vez), y no es una barriga disimulable, sino que es redonda redonda y salidita hacia fuera: toda una barriga de embarazada. Así que al final me decidí por comprarme unos vaqueros premamá, que sé que les voy a dar mucho uso, y así los amortizo. No quiero comprarme mucha ropa premamá, porque prefiero gastarme el dinero en el bebé, así que me iré comprando lo justito.
Y el tema de los sujetadores... ya sabéis que era de urgente necesidad, jajaja. En vez de comprarme unos premamá me compré unos normales sin aros y sin relleno, sobre todo porque los que vi de premamá eran tipo deportivos, con los tirantes muy anchos (y bastante feos, todo hay que decirlo), y pensando en el buen tiempo y en las camisetas de tirantes... esos iban a quedar fatal. Así que me decidí por la otra opción, y creo que acerté. Lo cierto es que son comodísimos y sientan muy bien.
Por el momento voy surtida, jeje.

Y retomando el tema de la semana 11... El bebé alcanzará el tamaño de un higo (como véis vamos pasando por todas las frutas, jajaja), medirá unos 5-6 cm y pesará unos 7 gramos. Su riñones ya empiezan a funcionar, con lo que empezará a tragar líquido amniótico y expulsarlo en forma de orina (me parece una cochinada, jajaja). Se supone que sus órganos reproductivos ya se están desarrollando con lo que alguien muy experto podría intuir ya si es niño o niña (aunque no del todo fiable). Sus huesitos se están empezando a calcificarse, y por lo visto se mueve ahora que da gusto, incluso dando saltitos, jajaja.
Algo que me ha parecido muy curioso es que a partir de ahora el bebé puede tener hipo, aunque es probable que no lo sienta. Pobre, tan chiquitín y con hipo... También dicen que empieza a tener ciclos de sueño y vigilia (espero que sea buen dormilón como su mamá, jajaja).
En cuanto a la mamá, o sea yo, se supone que lo normal es que el malestar y las náuseas vayan desapareciendo, y parece que se va cumpliendo. También me ha ido desapareciendo ese sueño marmota y ya me levanto a unas horas un poco más normales, aunque sigo durmiendo un montón, pero ya no es tan exagerado. Lo peor es el tránsito intestinal, que hasta el momento, a pesar de las malas digestiones, iba al baño como un reloj, y desde este fin de semana pasado... me cuesta más ir al baño y tengo sensación de estar un poco "atorada", así que aumentaré el consumo de fruta y agua (aún más).

Y esto es todo por hoy!! Deseando que llegue la semana 12 y el lunes 21, que tenemos nuestra primera ecografía obstrétrica, según reza el papel que me dio mi gine (creo que al fin abandonamos las ecografías vaginales). Espero que el señor o señora ecografista sea majo o maja, y que me vaya contando cositas, jiji. Se supone que en esta eco mirarán también el pliegue nucal para detectar posibles malformaciones, así que espero que tooodo sean buenas noticias.
Un besito para todo el mundo!!